Cuento

Los cuentos de Socompa

La casa de azúcar

Un lugar que puede hacer que las identidades se trastoquen y una mujer que se convierte en las mismas supersticiones sin las cuales antes no podía vivir.

Leer más
Los cuentos de Socompa

El mal de uno

El cerebro gira a velocidades insospechadas. Tanto que muchas veces las ideas se mezclan y adquieren una forma peculiar y misteriosa de moverse, incluso hasta la ilusión óptica.

Leer más
Los cuentos de Socompa

Interlunio

El ruido a veces empuja a alguna forma de verdad no buscada. Un hombre que vive interpretándose a sí mismo y una vaca en un diálogo lleno de reproches

Leer más
Los cuentos de Socompa

Aventuras de un apellido

En cualquier parte alguien puede toparse con prejuicios demasiado arraigados. Un hombre que busca trabajo termina enredado en una discusión interminable sobre lo que significa ser argentino.

Leer más
Los cuentos de Socompa

Cuidate de las cuarentenas

Cuando el tiempo se viste con las ropas de la eternidad lo que queda afectado es el sentido de la identidad. Nadie sabe bien quién es, como le ocurre a alguien en plena epidemia y que se despierta con 40 años más.

Leer más
Los cuentos de Socompa

El balcón

Hay familias que construyen una historia para poder vivir en ella y no tener que salir de allí. Y en ese espacio todo adquiere vida, un piano rebelde, unas sombrillas incansables y un balcón que se suicida.

Leer más
Los cuentos de Socompa

Barrefondo

El deseo es capaz de crear sus propios objetos e inventarse un código de signos. Dos limpiadores de pileta imaginan una historia que no fue y que termina en desahogos inútiles.

Leer más
Los cuentos de Socompa

La fiesta ajena

Hay momentos en que las diferencias de clase parecen desaparecer, pero la realidad siempre es inflexible. Un niña que vive su momento mágico hasta que debe recuperar su lugar.

Leer más
Los cuentos de Socompa

Corazones solitarios

La verdad se encuentra en lugares insospechados, como una carta trucada. Un reportero de policiales que entra al mundo del amor por la puerta trasera: atender y consultorio sentimental y escribir fotonovelas.

Leer más
Cargando

No tenía razón Heráclito con eso de que nunca nos encanutamos en la misma fase.