Reflexión

Las fiestas de fin de año

El valor del tiempo

¿Es obsceno brindar en medio de una pandemia que multiplica las muertes? ¿Se trata de “pasar” las fiestas, como suele decirse, o de aprovecharlas para pensar en lo que se suele olvidar o soslayar en medio del ritmo vertiginoso en que vivimos? Por ejemplo, la posibilidad de cambiar las cosas.

Leer más
Socompa cumple 5 años

Terapia alternativa

Sin la banca de empresas privadas, oenegés bondadosas, partidos, el Estado, Socompa se hizo un lugar bonito y singular en el mapa de los medios alternativos. La cosa tiene mucho de oficio, mucho de amor y bastante de esfuerzo en un mundo y un país que se vinieron de contramano. Un poco de historia y balance.

Leer más
Socompa cumple 5 años

El último artículo de Rubén Levenberg

Pocos días antes de morir –haciéndose un hueco entre su trabajo de editor de la página de Socompa y la preparación de la defensa de su tesis de doctorado – Rubén Levenberg escribió esta nota para, dijo, “cuando haga falta”. Por esos avatares de la actualidad, el artículo, titulado por él “Retrato de CEO in progress”, fue quedando de parrilla. Aquí – como parte de la cobertura del quinto aniversario de Socompa, que se cumple el 30 de diciembre – publicamos su última nota, como homenaje a quien impulsó desde un principio este proyecto de hacer periodismo de frontera.

Leer más
Sobre Jesús, su padre, el Pepe Mujica y otros

Una fiesta al Pepe

Desde hoy, 8 de diciembre, pa’lante se viene eso que llamamos “las fiestas” y que giran alrededor de la Navitidad de un tipo llamado Jesús que, si realmente existió, las historias sobre él dicen que enfrentó a los poderosos defendiendo a su pueblo.

Leer más
Entre las cuerdas del sistema

Gómez, sos más rati que boxeador

Sobre el circo boxístico montado la medianoche del sábado, cuando el policía bonaerense Julián Gómez noqueó en el primer round al boxeador preso Martín Jara y alardeó sobre su cuerpo caído para después subirse a las cuerdas y vivar a la Policía mirando a las cámaras.

Leer más
Cargando

No tenía razón Heráclito con eso de que nunca nos encanutamos en la misma fase.