Reflexión

Contra ciertas plumas públicas y todas sus falacias

Al Señor Articulista

El misterio del destinatario de este texto puede que se revele al final. Pero ese destinatario tiene bocha de hermanos gemelos que desde sus columnas egregias siembran odio, falsedades, violencia, hasta concluir: la culpa de Argentina es nuestra, abandonad toda esperanza.

Leer más
Cargando