Lecturas

Los cuentos de Socompa

Yo de nueve y vos de diez

Dos pibes, una esquina, una botella de plástico que se transforma en pelota, el sueño y los temores de ser cracks jugando juntos que se acaban de golpe en cualquier calle de barrio.

Leer más
Los cuentos de Socompa

La luz

Una lámpara que ilumina una hoja blanca con ocho palabras manuscritas y, más allá, una oscuridad que puede ser muchas cosas y también un límite donde todo cambia de sentido, si es que lo tiene, porque quizás no haya palabras.

Leer más
Los cuentos de Socompa

Marta

Un contacto por una red social, un diálogo que crece en noches desveladas con la cadencia del discurso psicoanalítico, un encuentro y un robo que es deseo, o falta o ausencia.

Leer más
75 años del 17 de Octubre

Uruguayos peronistas

La relación entre un sujeto (que busca entender) y un ob jeto de conocimiento puede darse a través de diversas vías.  Pero en el caso de un fenómeno tan complejo como el peronismo, surge la pregunta de cuál es la vía más adecuada  para transmitirlo. El peronismo ofrece varios lugares desde  donde puede ser entendido. Quien se aventure a hacerlo  podrá optar entre ellos y lograrlo, o no. 

Leer más
Extracto de “El eterno silencio”, nueva novela de Eduardo Blaustein

Nocturno con jabalíes

Un Mal se expande y encapsula un no lugar de la pampa bárbara. Un hombre solo en el centro de una niebla. Sin más spoiler, pero con alertas multiplicadas, aquí se persigue tremendo jabalí con dos dogos llamados Dogo y Dogo, más otro perro llamado Hiena. Cacería bajo atmósferas y cielos fantásticos.

Leer más
Los cuentos de Socompa

La salvación

Muchas veces nos aferramos a algo, sin importar lo que sea, porque lo que buscamos es algo que no sabemos qué es. Un hombre que lo espera todo de un misterioso paquete.

Leer más
Los cuentos de Socompa

Bordes de jade

Asomarse a los balcones puede traer sorpresas, de las inesperadas y también de las dolorosas. Un solitario que descubre una imagen que le hace creer que el futuro  puede cambiarse.

Leer más
Cargando

No tenía razón Heráclito con eso de que nunca nos encanutamos en la misma fase.