Plazas

Argañaraz, la plaza y el club del barrio

Una de comboys

Argañaraz creció en la época en que las plazas no estaban enrejadas y eran el espacio de encuentro para armar un picado o jugar a las escondidas hasta que la puesta del sol decía basta. Eran, junto al club del barrio y los bares que jamás negaban el uso de sus baños, el lugar donde se borraban las diferencias sociales y se entretejían amistades que durarían toda la vida.

Leer más
Buenos Aires, una ciudad que discrimina

Intimidades diferentes

Los baños no son para todo el mundo y las plazas cierran a las ocho de la noche. Buenos Aires hace privado lo público y le quita espacio a los que menos tienen, mientras hay formas de relacionarse que se van perdiendo.

Leer más
Oficialismos y oposiciones

Sé vos

La comparación de las plazas y las calificaciones de “organizadas” o “espontáneas” de las marchas abre un juego de espejos que es necesario desentrañar para no caer en automatismos políticos.

Leer más
Cargando

No tenía razón Heráclito con eso de que nunca nos encanutamos en la misma fase.