Los cuentos de Socompa

Hasta las raíces

Un sauce tan solitario como el niño que cuenta o imagina el mundo que lo rodea. Una trama en que la fabulación  y la tristeza juegan del mismo lado de una realidad que no es tan verdadera como podría pensarse. Al fondo de casa había dos limoneros, un palto que compartíamos con el vecino porque tiraba la medianera abajo un poco hacia su casa y un poco hacia la mía, dependiendo el año o la temporada, y que nos controlaba a gusto y nos hacía convivir a la fuerza porque, de todos modos, daba unos frutos que le agradecíamos...

Leer más